Historia

La Patente

Fue concedida por el Prior General a la Hermandad de los Siete Dolores de la Bienaventurada Virgen María el día 7 de Junio de 1777. Dando licencia y facultad para erguir dicha Confraternidad en la Villa de Gibraleón, Iglesia Parroquial de Santiago con tal que no haya otra eregida en el mismo pueblo u otro cercano a tres millas de distancia. Explica las gracuas espirituales y los privilegios concedidos por los Sumos Pontífices.

El Sumario de Indulgencias

Fue concedido por el Papa Clemente XIII, a la Santa Memoria Clemente XII como protector del Sagrado Orden de los Siervos de María Santísima de los Dolores. Las Indulgencias la concedían para la remisión de todos los pecados a los Sietes Bienaventurada Virgen y fuese asentado como hermanos en la Congregación. Obligaba en el día de la fiesta principal de la Congregación, que en el día de los Dolores visitar la iglesia de Nuestra madre la Señora de los Dolores, etc.

Primitivas Reglas o Estatutos

Los primeros documentos que presentaron para formalizar las Reglas de nuestra Hermandad, fueron acompañados por la Patente del Prior General de los Servitas de fecha 17 de Junio de 1777 y el Sumario de Indulgencias, los cuales fueron presentados por D. Pedro Tamariz de las Escaleras, cura Párroco de la Iglesia Parroquial de Santiago y los vecinos de nuestra localidad D. Francisco de Paula Medero, notario, Pedro Escalera Thamariz, José Domínguez Rengel, Luis Antonio Pizarro, Pedro Zambrano Salamanca y veinte vecinos más. Dichos documentos presentado para formalizar las Reglas decía: Con toda veneración hace presente a V.S. Como el Clero de esta Villa, llevados del fervoroso celo y devoción a María Santísima, desea para más devoción formar Congregación con el Título de Siervos de María en la Iglesia de Santiago, para lo cual han establecido las licencias que se requiere y son necesarias. Presentado en Sevilla a 7 de Agosto de 1777.
Estos mismos vecinos envían un nuevo escrito confirmando que no había otra Congregación en la Villa y un suplicatorio que decía: Que ya que van por las Constituciones para la Congregación nos de el beneplácito para la perfecta erección de la Congregación lo que esperamos sea para el mejor culto de la Dolorosa Virgen y Servicio de su Hijo Snatísimo lo que pedimos, prospere su vida. Sevilla 19 de Septiembre de 1777.
Antes el día 16 de Septiembre de 1777 el Notario público y Apostólico D. Francisco de Paula Medero de ésta Villa a petición de D. Felipe Ladrón de Guevara , procurador de los Tribunales Eclesiásticos de la Ciudad de Sevilla, le requiere una orden notarial a los vecinos Thomas Leal, Francisco Díaz Bayo, D. Juan de la Cruz, D. Pedro Jaldón, D. Bartolomes Peres Chaparro, D. Juan de Projas y Figueroas, D. Luis Antonio Pizarro, D. Zambrano y 6 más, en el que le daban su poder para el requerido procurador en nombre de todos ellos, solicite la aprobación de la Hermandad que solicita con el nombre de la Virgen de los Dolores, para lo que han conseguido la correspondiente Bula del Padre Maestro General de los Siervos de María, para su presentación de su Señoría el Señor Provisor dela ciudad de Sevilla.
El procurador Sr. Ladrón de Guevara en nombre de D. José Domínguez Rengel, Beneficiado de la Villa de Gibraleón y el Cura más antiguo de la Santa Casa dela Caridad extramuros de esa ciudad y demás Esclavos de María Santísima de los Dolores que se venera en la Parroquia de Santiago, a la mejor forma comparezco ante V.S. Solicita, formar Congregación en la Iglesia con el Título de Siervos de María y sacado de las Reglas que están aprobada de la Congregación de los Servitas, establecida en la Parroquia de San Marco de la ciudad de Sevilla, mediante lo cual SUPLICA a V.S. Ser por presentada la Regla con la documentación que se acompaña.
A la vista de todas las documentaciones presentadas anteriormente son aprobadas las Reglas el día 25 de Septiembre de 1777 y que se componen de 16 Artículos y firmadas las mismas por el Licenciado D. Ignacio Zalduendo y Luquín, ésta expresada ciudad y su Arzobispado.