Cristo de la Buena Muerte S. XVII - (Anónimo Escuela Sevillana).
Esta es una escultura de madera policromada, de 90 cm de alto que representa a un Cristo ya muerto. Se representa clavado en la Cruz de estilo arbórea y cilíndrica por tres clavos. El rostro expresa una gran dulzura, destaca sus pómulos salientes, ojos pronunciados, cabellos y barba muy simétricos y tallados profundamente, y los músculos del cuello muy pronunciados. Su cuerpo presenta unos brazos ligeramente estirados y representación de heridas en la espalda y palmas de las manos, sus rodillas y costado son de relevante naturalidad. Hay otros elementos en la iconografía; el paño de pureza o sudario, amarrado directamente a la cintura con una cuerda y amplios pliegues lo cual aumenta su naturalidad. Corona de espinas y potencias de plata cincelada de S.XVIII en conjunto con las cartoneras y el INRI que decora la cruz.