Nuestra Señora de los Dolores Año 1941. Imaginero: Antonio Bidón Villar.
La Virgen denominada Nuestra Señora de los Dolores se trata de una talla de candelero para vestir de madera policromada, de 1.50 metros de altura.
Se presenta a una angustiada representación de María en sus aflijidos Dolores, de facciones idealizadas en intensa expresión de dolor que no deforma su belleza. Muestra la cabeza reclinada ligeramente a la derecha con cejas poco fruncidas, ojos de cristal con lágrimas de corren por sus mejillas dos en la izquierda y una en la derecha , mostrando nariz clásica semítica, de tipo afilado. Las manos están abiertas y suelen portar un manípulo de encaje a la derecha y un rosario de cuentas en la izquierda, las carnaciones han sido aplicadas en un suave tono sonrosado el cual alcanza su naturalidad, la composición sigue el modelo de la efigie Mariana de Sevilla.
La talla fue encargada al escultor sevillano Antonio Bidón Villar en el año 1940, la cual procesionó por primera vez en la Semana Santa de Gibraleón de 1941. Esta imagen fue costeada por la familia Martín - Cano Pizarro, la cual la cedió a la hermandad en su reorganización, tras la destrucción de la Antigua talla en la Guerra Civil de 1936. Y así sigue, a como lo venía haciendo la antaña anterior Imagen perteneciente a la hermandad desde el año 1777 y cumpliera su obligación adquirida con la Orden de los Servitas u orden frailes siervos de María de Roma.
Trátese de la Imagen Mariana más admirada y adorada del municipio olontense, la cual por clamor popular fue la pionera Medalla de Oro de la Villa en el año 2002 y es ese mismo año cuando se la da nombre a una de las plazas más centricas de la localidad. Cabe destacar que se celebra su festividad el Viernes de Dolores con el Tradicional Solemne Besamano y el 15 de Septiembre en la conmemoración de los Siete Dolores de la Virgen con una Salida Procesional Ordinaria por las calles más emblemáticas de la localidad.